martes, 1 de agosto de 2017

Esta enfermedad es el molino que nos hace remover el viento

Esta enfermedad es el molino que nos hace remover el viento y la marea. No puedo malgastar las energías inútilmente, con eso no digo que me quede de brazos cruzados, solo afrontó desafíos nuevos, mi combate es este ninguno mas.
Hace nueve años me comprometí hacer lo imposible por Miriam para que fuese feliz y cada día tiene mas sentido mi promesa. Seguimos ganando. 
Depende únicamente de mi hacerla mas hermosa. Decidí y acorde con el medico traerla de vuelta a casa con otra tanda de aparatosos aparatos para su recuperación, era una locura, si! Una locura pero estoy dispuesta a todas las locuras por Miriam. No tenia estómago para confiar sus días a otros, en la habitación fría y escalofriante de un hospital un día mas.
Su lugar esta en mi casa conmigo su madre me siento con la fuerza y el valor de tenerla junto a mi, lo urgente de la situación estaba acabando y sabia que en casa recuperaría mejor. El medico apoyo mi decisión y organizó todo para el traslado a domicilio un par de telefonazos y todo listo, volvimos a casa, cada ingreso de Miriam hace que las enfermeras contengan a duras penas su emoción al despedirse saben que pronto volverán a ver a mi princesa coraje. El mismo día de su retorno un enfermero llego a casa y que hizo palidecer mi estado de animo con ese cargamento de aparatosos aparatos, sentí miedo no lo niego volví al hospital a por Miriam en un mar de lagrimas acababa de instalar un hospital en casa me aterroriza la idea de no saber como actuar una vez en casa sin el timbre que llama a la enfermera en caso de emergencia. Cada día piso mas terreno desconocido y e de confesar que en varias ocasiones aprovechó para interrogar a las enfermeras para que me formen y me enseñen, no dudan y lo hacen con gusto. El caso de Miriam no se ajusta a un esquema pues para ella no hay mejora posible y me hacen a la idea que cada vez ira a mas. No hay vuelta atrás ni recuperación. La gravedad de su estado de salud presagia lo peor. Pero nadie puede predecir el futuro. Ni médicos ni enfermeras.
Debo de ser consciente de lo que nos espera. Es un alivio ver un equipo medico entero subirse a bordo del barco conmigo. Hoy por fin ponemos otro punto y aparte de esta faceta ya puedo decir que Miriam vuelve a estar muy recuperada, que vuelve a tener ese brillo y esa luz que la hacen única. Y que esperaremos a la próxima recaída pero mientras tanto aprovecharemos el instante para recargar energías y fuerzas para seguir superando facetas de esta mala enfermedad.. 

#SiempreJuntas💖







No hay comentarios:

Publicar un comentario